Las 13 Reglas Inmutables Para Tener Exito En Los Negocios Y En La Vida

El Internet ha representado una revolución importante en nuestra sociedad desde que se creó y sigue logrando cambios muy importantes ahora mismo. En un sentido muy real, es "el futuro" que la mayoría de nosotros estábamos esperando en torno a aparecer en forma de coches voladores y teletransportación, aunque apareció de otra forma. Ese futuro es ahora nuestra realidad cotidiana y ha transformado la forma en que nosotros, como especie, nos comunicarnos unos con otros, la forma en que aprendemos, la forma en que viajamos y por supuesto la forma de hacer negocios.

Internet Para Los Empresarios

Para los empresarios, la Internet representa algo más: con la mayoría del mundo ahora en línea, Internet es oficialmente el mercado más grande que nadie jamás ha usado para vender productos. Cuando publicas un producto a la venta en Internet, tienes el potencial que te vean clientes que cualquier otro lado del mundo. El truco es, por supuesto, que tienes que llegar a esos clientes. La popularidad de Internet es una espada de doble filo - mientras que puede haber miles de millones de clientes potenciales por ahí, también hay un número muy grande de gente que vende cosas. Esto no quiere decir que no se puede llegar a una audiencia más amplia en Internet, simplemente significa que tienes que sobresalir en la comercialización por Internet con el fin de aprovechar el verdadero potencial que tiene este nuevo medio. Una de las formas es explorando los nichos de mercado.

Debido a que el Internet es una nueva frontera para las ventas, muchas personas también creen que es una nueva frontera en la publicidad. En cierta forma, las técnicas, como sitios que utilizan pago por click para ganar dinero por concepto de publicidad o anuncios orientados por palabra clave, lo son. Pero, por otro lado, se siguen aplicando algunos principios tradicionales. Mira los "nuevos" métodos más populares de la publicidad que han surgido con Internet: el marketing viral que se propaga por el boca a boca o modas de "personalidades" como "hola soy Germán" que gana decenas de miles de dólares por mes sólo haciendo comedia. ¿El boca a boca? ¿Ventas basadas en la reputación? ¡Esas son las tácticas más antiguas de este artículo!

Lecciones Del Antiguo Benjamín Franklin

Cuando la publicidad se desarrolló por primera vez y se hizo popular en todo el mundo occidental, tomó una forma muy similar a lo que vemos como sucede hoy en día. Esto se debe a que en esos primeros días se codificaron y se convirtieron en "parametradas" en virtud de su probada capacidad para apelar a la psicología humana sobre ciertos principios de la publicidad. La publicidad basada en la imagen era muy poderosa. Pregúntate a ti mismo una pregunta: ¿quién es el CEO de Exxon? El consejero delegado de General Electric? Si no lo sabes, no te sientas mal - la persona promedio tampoco lo sabe. Pero, ¿sabes quién es Henry Ford? ¿Qué hay de Andrew Carnegie? Y ¿Rockefeller? Estos titanes de la industria hicieron nombres para sí mismos, poniendo sus nombres por ahí, apoyando personalmente a los productos fabricados por sus empresas. ¿Tiene esto algún parecido a las "mascotas" de hoy, como el viejo individuo de Old Spice o las chicas de Fanta? La publicidad también dependía mucho del boca a boca en los primeros días y esto era absolutamente necesario. Los hombres de negocios en su mayoría tenían medios de impresión como periódicos o revistas a hacer correr la voz y hubo grandes porcentajes de la población analfabeta en estos tiempos y por eso el boca a boca lo fue todo. El "testimonial" que vemos hoy se desarrolló a partir de esta tradición. También lo hizo el "video viral" que ahora se ve como el pináculo de vanguardia del marketing de hoy en día. Estas tendencias no son nuevas; de hecho, ¡son totalmente anticuadas!

Así que, ¿qué tal si tomamos un enfoque novedoso para la cuestión de la mejor manera de aprender a promocionar de manera efectiva en Internet? ¿Qué tal si en lugar de mirar hacia el futuro y tratar de adivinar cuál va a ser la segunda mejor opción, miramos las ideas importantes del pasado que en muchos sentidos, aún prosperan hoy en día? Si aceptamos que el pasado tiene mucho que enseñarnos acerca de la publicidad, entonces bien podríamos preguntarnos si debemos investigar un poco más el pasado. Bueno, ¿por qué no investigamos al individuo que era el mejor en la publicidad en aquellos días y que fue pionero en muchas de estas técnicas que todavía encontramos valiosas hoy en día? Aprender de los mejores es bueno, ¿no? ¿Y quién podría ser?

Benjamín Franklin.

Sí, el padre fundador de los Estados Unidos, Benjamín Franklin. Ben Franklin es sin duda alguna el anunciante más innovador en la historia del juego de la publicidad, hasta el punto que el periódico que dirigía era el primer anuncio impreso en dicho país. El también se las arregló para utilizar con eficacia los principios de publicidad para vender no sólo productos a la gente, sino para hacer que se cuestionen sus valores propios y en algunos casos, defender causas importantes. Claramente, él era una persona que reconocía y utilizaba el poder real de la publicidad, que es después de todo, un esfuerzo para llegar al corazón y la mente de otra persona de una manera eficaz y atractiva.

Bien, podrías decir. ¿De qué me sirve si el mejor maestro de la publicidad murió hace mucho tiempo? Lo bueno es que Ben Franklin fue un prolífico escritor que dejó una detallada explicación de su éxito, así como un plan claramente formulado para qué todo el que quisiera, podría convertirse fácilmente en un éxito tan grande como él. Cuando todavía era un hombre joven, él escribió un tratado sobre trece virtudes que sentía representar los valores fundamentales y que si se practican con diligencia, podría llevar a cualquiera a lograr el éxito en lo sea que estés tratando de hacer.

Las trece virtudes son los siguientes, junto con una pequeña nota para indicar lo que Ben pensaba sobre ellas:

  • Templanza: comer lo necesario, beber no para emborracharse.

  • Orden: Que todas tus cosas tengan su lugar, deja que cada parte de tu negocio tenga su tiempo.

  • Resolución: Resuelve hacer lo que se tiene que hacer; realizar sin falta lo que se tenga que resolver.

  • Frugalidad: No hagas ningún gasto, sino para hacer el bien a los demás o a ti mismo, es decir, nada de desperdicios

  • Moderación: Evita los extremos; abstente de agregar a los que crees que se lo merecen.

  • Industria: no pierdas tiempo; siempre estar empleado en algo útil; cortar todas las acciones innecesarias.

  • Limpieza: NO toleres la suciedad en tu cuerpo, ropa o vivienda

  • Tranquilidad: No te molesta en tonterías o por accidentes comunes o inevitables.

  • Silencio: no hables si no beneficia a los demás o a ti mismo, evita la conversación trivial

  • Sinceridad: No emplees artimañas; piensa de manera inocente y con justicia y si hablas, habla en consecuencia.

  • Justicia: No es correcto ocasionar lesiones u omitir beneficios merecidos

  • Castidad: No tengas sexo por puro placer, pero para salud y para tener hijos. Nunca por debilidad porque puede malograr tu reputación

  • Humildad: Imita a Jesús y Sócrates.

Puede que estés pensando que estas virtudes son todas buenas, pero seguro que no te queda claro en cómo se relaciona con convertirte en un mejor anunciante. El secreto, de acuerdo con el viejo Ben, es que una persona que quiere tener éxito en la publicidad tiene que ser primero un éxito como un ser humano. Sólo una persona virtuosa puede tener éxito en algún sentido verdaderamente significativo del término. Considerando que Franklin fue un éxito tan rotundo, estoy muy inclinado a creerle. También hay algunos estudios de casos directos que demuestran cuán veraz y precisa es su creencia, incluso en 2014.

En otras palabras, si tu empresa está luchando o tu publicidad no va tan bien como esperabas, el problema probablemente se encuentra dentro de ti mismo. Es demasiado fácil culpar al mercado o el medio ambiente de nuestros fracasos; en verdad, siempre podemos esforzarnos un poco más. Si seguimos estas virtudes, vamos a cambiarnos a nosotros mismos. Si nos cambiamos a nosotros mismos, cambiamos nuestras empresas, debido a que un negocio bien gestionado es una extensión natural de nosotros mismos y de nuestro valor.

El Gran Exito De Benjamín Franklin En Su Vida

Ben tuvo un éxito salvaje en su vida. Él era un "maestro de todos los oficios" definitivamente en desafío al viejo cliché. Además de ser uno de los políticos más respetados de la historia de los Estados Unidos, fue también un excelente escritor, un editor, un inventor y mucho más. Como hemos dicho, fue también un pionero importante en la publicidad, promocionó con éxito sus propias invenciones y productos y estableció el tipo de reputación que se convertiría en legendaria. También se las arregló para hacer todo esto sin el Internet, debido a la fortaleza inexpugnable pura de sus ideas y conceptos básicos.

Él fue capaz de hacer esto con tanto éxito porque sus ideas tienen sinergia. Seguir estas virtudes te hará una mejor persona, también tienen aplicabilidad directa y práctica al mundo del marketing en Internet. Así como también te va a ayudar a desarrollar tu propia voluntad, se puede aplicar inmediatamente a los esfuerzos en la forma de hacer el marketing en Internet y te volverás más exitoso en todo esto como resultado de tu esfuerzo. A medida que construyes una reputación para ti mismo como una persona imparcial con una riqueza de conocimiento y experta, podrás utilizar esta reputación para vender productos; lo cual se convertirá en tu propio marketing.

El Internet: La Nueva Frontera

El Internet es una frontera, al igual que la frontera en la que Ben Franklin ganó su dinero y su lugar en la historia. Su territorio salvaje donde las cosas pueden suceder imprevistos que cambian el juego por completo. Imagina invertir toneladas de tu tiempo y dinero en un sistema de publicidad "novedosa" que es totalmente inválida al momento en que te preparas a hacer el lanzamiento de tu producto. Es un juego de tontos tratar de anticipar estos cambios y adaptarse uno mismo a ellos. Mientras que la capacidad de adaptación es sin duda un activo, son los negocios basados en fuertes principios inmutables los que pueden capear cualquier tormenta.

Piensa en eso. En la época de Ben, si pediste un cargamento de productos, podría tomar semanas para llegar en tren y luego en coche de caballos. No había ninguna garantía que llegarían todos los productos. Una tormenta repentina o un agujero en la carretera podrían retrasar un envío durante días. El marketing era difícil de hacer porque no había foros ampliamente accesibles en donde podías hacer publicidad. Ben Franklin era capaz de tener éxito en este mercado salvaje e imprevisible porque tenía la estabilidad dentro de sí mismo. Siguió sus trece virtudes y las vio mientras pasabas por las crestas y los valles, subidas y bajones del negocio no lo inmutaron y siguió aferrándose a dichas virtudes hasta que el tiempo le dio la razón.

Verdades Inmutables De Benjamín Franklin

Ben Franklin pudo haber vivido en otro tiempo, pero los valores que enseñó siguen siendo aplicables el día de hoy. Del mismo modo que estos valores le trajeron el éxito, también pueden traerte el éxito a ti mismo. Cuando algo no estaba funcionando bien en la vida de Ben, él se cambió a sí mismo y a continuación, pareció que la calidad de su vida mejoró de forma natural como consecuencia. Si estás dispuesto a ser receptivo a seguir sabiamente los consejos de Ben, tú también te puedes cambiar a ti mismo y verás cómo tu negocio se mueve junto contigo hacia el éxito. Al hacerte un nombre y cultivar las ventas de boca en boca, no sólo estarás haciendo algo bueno para tu negocio, sino también algo bueno para ti mismo. Este es el tipo de sustancia que se encuentra en las almas de las personas que se convierten en leyendas, el tipo de persona que se recuerdan por siempre. Ben Franklin fue uno de ellos. ¿Podrías emular su éxito?